Imperdibles en la Costa Brava: paseos, veleros y gastronomía

Nadie debería pasar por Cataluña sin conocer los imperdibles en la Costa Brava. Es un rincón de ensueño, repleto de calas, rocas, cabos y aguas azules que harían las delicias de los amantes de la navegación. Si disfrutas y valoras las maravillas de la naturaleza, este artículo es para ti.

La Costa Brava ha sido el escenario de libros y películas. También ha sido lugar de inspiración para artistas con reconocimiento mundial.

Aquí puedes realizar una excursión inolvidable, o simplemente escaparte un rato del bullicio. Si estás de paso por tierras catalanas, te contamos algunas de las cosillas imperdibles en la Costa Brava.

¿Qué hacer en la Costa Brava?

La Costa Brava es una zona llena de lugares increíbles y experiencias que debes disfrutar.

Su situación geográfica es privilegiada. Situada en la provincia de Girona, donde los vientos del Mediterráneo y la erosión del mar lo han convertido en un lugar único. Puedes estar seguro de que si la conoces te vas a enganchar.

La Costa Brava tiene una gran cantidad de calas escondidas entre la vegetación y acantilados que acaban en aguas cristalinas.

Puedes hacer paseos por Caminos de Ronda junto al mar, disfrutar el encanto que conservan antiguas poblaciones de pescadores o probar su exquisita gastronomía.

Todo esto son imperdibles en la Costa Brava, por eso es uno de los mejores lugares del mundo para vivir o visitar. Te preparamos una lista con las mejores experiencias para que disfrutes tu visita al máximo.

Visitar Cadaqués

Cadaqués, es uno de los pueblos más bonitos de Cataluña y para Salvador Dalí el pueblo más bonito del mundo.

Está rodeado por el paisaje del Parque Natural del Cap de Creus y conserva todo su encanto de antiguo pueblo de pescadores. Sus calles estrechas, sus casas blancas y sus barcas de pesca reposando en las calas, son un espectáculo sin igual.

Te recomendamos ir paseando hasta Port Lligat para visitar la casa de Salvador Dalí. También puedes hacer una ruta a pie hasta el faro de Cap de Creus o hasta el faro de Cala Nans. Son experiencias que seguro, no olvidarás.

Bañarse en alguna de sus calas escondidas

Otras imperdibles en la Costa Brava, son las calas. Éstas se encuentran escondidas entre la naturaleza y solo se puede llegar a ellas después de una larga caminata. Hay calas de más fácil acceso, pero mejor ir fuera de la temporada de verano, para que estés prácticamente solo.

Una de las que más nos gusta es Cala Trons, situada cerca de Lloret de Mar. Esta cala cumple con todos los requisitos:

Es pequeña y tranquila, tiene aguas cristalinas, arena fina y es un lugar perfecto para hacer snorkel. Se puede acceder a ella por el Camino de Ronda dirección a Tossa de Mar o directamente en coche.

Probar su gastronomía

Una de las mejores cosas que hacer en la Costa Brava es degustar su gastronomía. El suquet de peix, las gambas de Palamós o las anxoves de l’escala son algunos de sus platos más típicos.

Comer una paella, un pescado o marisco fresco en alguna de terrazas frente al mar es algo que no tiene precio.

Visitar Calella de Palafrugell

Calella de Palafrugell es otro de los pueblos imperdibles en la Costa Brava. Todavía conserva su centro histórico con sus casas blancas y calles estrechas de su pasado marinero.

Es mejor ir fuera de la temporada alta de verano, ya que hay mucho turismo. En primavera y otoño, todavía podrás disfrutar de un baño relajante en alguna de sus bonitas calas y aprovechar para tomar sol.

Navegar en un velero

Navegar en un velero es la mejor forma de ver y disfrutar de las calas y acantilados desde otra perspectiva. Poder acercarse a una de estas calas y bañarse en ellas, prácticamente en soledad, es algo que no tiene precio.

Hay muchas rutas que se pueden hacer y salen de casi todos los pueblos de la Costa Brava.

Además, si tienes suerte también podrás ver delfines y todo tipo de aves marinas.

Recorrer algunos de sus Caminos de Ronda

Pasear junto al mar es una delicia. Puedes descubrir pequeñas calas, playas, acantilados de vértigo, faros y pueblos llenos de encanto. Uno de los paseos más bonitos es el de Calella de Palafrugell y Llafranc, una ruta que hemos hecho varias veces.

Visitar Tossa de Mar

Tossa de Mar es otro de los pueblos que merecen una visita en la Costa Brava. Su castillo con sus murallas y toda la parte antigua medieval son una maravilla que seguro, no dejará de sorprenderte.

Como está rodeado por algunas de las mejores calas de la Costa Brava, es perfecto para relajarse y disfrutar de la playa.

Tossa es un pueblo bastante turístico, pero menos masificado y más económico que Cadaqués o Calella de Palafrugell. Por eso es una gran opción para pasar unos días de vacaciones.

¿Animado a la aventura? ¿listas las maltas? Te esperan pueblos inolvidables, calas de agua cristalina, gente encantadora… Son tantas las virtudes de la Costa Brava que, si tuviéramos que enumerarlas todas, este artículo se haría interminable.

One Comment

  1. Rincones secretos de la Costa Brava - casaslujo

    […] pueblo de Calella de Palafrugell es uno de los más bonitos y emblemáticos de la Costa Brava. Un tesoro mediterráneo que ha […]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>