Casas ecológicas que simplifican tu vida y aman el medio ambiente

¿Qué significan las casas ecológicas? A todos nos gustaría vivir en una casa lo más confortable posible. Una con las máximas comodidades y que nos diera poco trabajo a la hora de limpiarla y mantenerla. También nos gustaría una vivienda poco agresiva con el medio ambiente y con un bajo coste económico para nuestros bolsillos.

Actualmente el concepto de casa está empezando a cambiar. Mucha gente se empieza a plantear qué podemos hacer tanto para mejorar nuestra calidad de vida, con una casa inteligente, como para mejorar el medio ambiente, con una casa ecológica.

Las casas ecológicas inteligentes incorporan materiales y dispositivos tecnológicos que aumentan el confort de sus inquilinos. Además utilizan de la manera más eficaz posible los recursos naturales como el agua o la energía, de este modo consiguen ahorros económicos de hasta el 25% y a la vez reducen su impacto ambiental.

Diversos edificios de todo el mundo ya disfrutan de estos sistemas. Este artículo explica qué son las viviendas ecológicas inteligentes, cuánto cuestan y sus desafíos.

Green ecological house in empty field concept for construction and real estate

¿Qué son estas viviendas?

Los edificios demandan gran cantidad de recursos, como agua o energía, que en muchas ocasiones se despilfarran. Un mal aislamiento, unos sistemas ineficientes o tener encendidos aparatos sin necesidad aumentan el gasto económico y el impacto en el medio ambiente.

Una solución a este derroche económico y ambiental son los sistemas ecológicos inteligentes. Las posibilidades son muy diversas: desde la orientación de la vivienda y los materiales para mejorar el aislamiento térmico de paredes y ventanas, hasta equipos renovables y de alta eficiencia.

Las casas ecológicas inteligentes simplifican tu vida y contribuyen a cuidar el medio ambiente. También contribuyen a mitigar el cambio climático, porque su eje fundamental son las condiciones climáticas. Aprovechar los recursos naturales para reducir al máximo su impacto ambiental y lograr importantes ahorros es otra clave de estas casas.

Con sistemas de gestión inteligentes del hogar se puede ahorrar un 20% de la factura energética. Estos sistemas pueden mejorar la calidad de vida de las personas, su seguridad, su comodidad, incluso la sanidad.

Costo de una vivienda ecológica inteligente

El coste de los sistemas inteligentes ecológicos varía en función del resultado deseado y el presupuesto que se tenga. Los expertos consultados aseguran que ya no es algo al alcance de unos pocos bolsillos como hace unos años, y destacan que el gasto inicial se amortiza en poco tiempo y el ahorro se nota desde el primer momento.

El incremento en el coste respecto a una vivienda tradicional puede oscilar entre un 1% y un 10%, pero los gastos serán menores luego, por lo que sale a cuenta. Se recomienda un kit para controlar la calefacción y ahorrar en electricidad y dos o tres enchufes inteligentes para los centros de consumo más importantes del hogar. El sistema se instala “sin obras y de manera rápida y fácil” y se puede controlar de manera remota.

Además los sistemas más accesibles requieren una inversión de unos 500 euros, que permitirían unos ahorros de quizás 150-200 euros anuales en la factura energética de un piso de unos 80 metros cuadrados.

Desafíos de las casas ecológicas inteligentes

  • Ofrecer calidad: la experta de Wattio lo considera esencial para que las personas, una vez los adquiera, los utilice porque les sea útil.
  • Conseguir ser más económicos: el experto de Bax & Willems señala que aunque la inversión inicial se recupera en dos años, es una barrera para muchas familias. Tampoco ayuda, en su opinión, la escasa variedad de los proveedores de energía en España.
  • Sensibilizar y atender mejor al consumidor: la experta de Tecnalia cree que los consumidores demandarán más viviendas ecológicas inteligentes si están concienciados de sus ventajas. Para ello también harán falta buenos profesionales que cubran de manera adecuada sus necesidades.

Las casas ecológicas se construyen con el objetivo de minimizar al máximo su impacto sobre el medio ambiente generando sus propios recursos y adaptándose al medio ambiente. Su principal objetivo es el ahorro de energía.

Lee también “Terrazas y exteriores en casas de lujo”

Materiales y reciclaje

Este tipo de casas están construidas con materiales cuidadosamente escogidos, algunos de los cuales posiblemente son reciclados. La casa en sí está empapada por la filosofía ecológica de manera que tendrá un sistema tanto de ahorro de energía y agua como de reciclaje. El ahorro de energía se lleva a cabo mediante conceptos revolucionarios y simples que van desde escoger correctamente el aislamiento en nuestras ventanas, hasta hacer crecer césped en el tejado de la casa para conservar mejor el calor.

En cuanto a reciclado tenemos el tradicional separado de basuras o sistemas de reciclaje de la misma agua que se consume en la vivienda o incluso del agua de lluvia. Hay otros aspectos a tener en cuenta que serían la orientación solar de la casa, las fuentes de energía alternativas, como la solar o la eólica, etc.

Las casas ecológicas inteligentes constan de la tecnología más novedosa aplicada al hogar, llamada “domótica”.

Están dotadas de sistemas que integran, a través de la tecnología, el control de nuestra casa desde cualquier parte. Este control lo tendremos sobre el sistema de seguridad de nuestra casa, la gestión de la energía, el control de la iluminación, la música, las persianas, etc.

Confort

El bienestar y confort domésticos son compatibles con los gestos eco-amigables. Aunque una casa ecológica puede prescindir por completo de las nuevas tecnologías, lo cierto es que la domótica nos brinda un sinfín de oportunidades para conseguir un hogar más sostenible.

El mito común es que la domótica es cosa de minorías, algo que sólo se ve en las películas y en algún que otro documental. Pero las nuevas tecnologías están llegando hasta donde no imaginamos, y a menudo están en nuestro hogar incluso sin que hayamos reparado en ello.

La combinación entre ingeniería enfocada a la nanotecnología, las funcionalidades de los modernos electrodomésticos, la popularización de los dispositivos móviles y apps de todo tipo han convertido en realidad cotidiana lo que nos parecía de ciencia ficción.

En efecto, Big Data no se anda con chiquitas, y mucho menos su largo tentáculo que todo lo alcanza, sobre todo en cuestiones de domótica. El Internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés) es ese universo de sensores interconectados que nos controla y nos da la libertad al tiempo, que nos permite ahorrar y gastar energía.

Ahorrar energía y recursos

En efecto, las casas ecológicas inteligentes permiten un bienestar a la carta, y un menor gasto energético y controlar un sinfín de aspectos más. Y es que la tecnología nos ayuda a controlar que todo esté en orden en casa, además de ser de gran utilidad para ahorrar energía y hacer un uso razonable de recursos tan valiosos como el agua.

Domótica

Sin ir más lejos, los sensores de humo o de gas nos permiten captar si algo va mal. Lo mismo cabe decir de las luces que se encienden durante un tiempo determinado, gracias a un temporizador. O aquellas otras que lo hacen justo cuando abrimos una puerta o cuando nos acercamos a una determinada zona, porque se activa un sensor de movimiento.

También hay otras muchas posibilidades de hacer un uso de los sensores en favor de la sostenibilidad. Pueden registrar la temperatura, encender y apagar las luces en función del nivel de luz natural que haya, etc.

Vigilancia remota

Las cámaras web que facilitan la vigilancia remota también pueden ayudarnos a mantener el control desde la distancia, sin necesidad de desplazarnos.

Encontraremos automatizaciones adaptadas a las más distintas necesidades que se activan mediante conexión multidispositivo. Gracias a la activación de la calefacción o del aire acondicionado vía remota es posible ahorrarse un buen dinero. Activándolo antes de llegar a casa sólo en caso de necesitarse, en lugar de confiar en un temporizador o programación que funcionan por defecto.

Los sensores fotoeléctricos que controlen la temperatura son muy interesantes para que la casa esté en siempre a una temperatura adecuada. Los toldos pueden funcionar gracias a células que los despliegan o enrollan. Las persianas también pueden subir y bajar de forma automática, en función de uno u otro tipo de programación.

Asimismo, las lavadoras de clase A + puede reprogramar en función del peso que tenga la ropa introducida en el tambor.

Móviles importantes para el hogar

Aunque no forme parte de las propias casas ecológicas, el teléfono móvil será una parte esencial en las casas ecológicas del futuro.

¿Quién no ha comprado online ya a través del móvil? Aunque su uso todavía no está tan extendido, el móvil parece que cada vez toma más fuerza para el control de todos los sistemas de nuestra casa.

El sistema incluirá todos los aspectos de la casa que estén mecanizados: persianas, termostato, sistemas de riego, iluminación e incluso podrá abrir o cerrar las ventanas desde cualquier lugar.

Lo más probable es que en la vivienda haya un panel instalado desde el que también podamos controlar todos estos aspectos y que el móvil se utilice cuando se esté fuera de casa.

Aceptación de la vida slow

Cada vez son más las personas que están dispuestas a sacrificar algunos metros o algunos acabados innecesarios para invertir parte del presupuesto en sistemas de eficiencia.

La cultura de la vida Slow en armonía con el entorno, se está extendiendo cada vez más y vemos más interés en las casas ecológicas.

Sin embargo, queremos ir más allá y descubrir qué mejoras llegaran a nuestras casas más allá del consumo nulo. La imaginación no tiene límites.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>